altEn el número de octubre de 2011, la revista Investigación y ciencia publica un árticulo de Gary Stix sobre técnicas para la estimulación del aprendizaje. Recomiendo vivamente ese artículo. En realidad, el autor de este artículo, de divulgación, glosa el trabajo de un grupo de investigadores, con Benasich a la cabeza, que estudia las dificultades en el aprendizaje del lenguaje y el papel que puede desempeñar la estimulación cerebral precoz en la prevención de esas dificultades. Por el camino, Gary Stix nos habla de cómo esa estimulación precoz puede facilitar también el desarrollo de destrezas matemáticas, tema que, como matemático, me parece fascinante.

Sin embargo, la razón por la que comento este artículo está en una columna en la página 31, de título Cinco mitos sobre el cerebro. Son mitos cuya falsedad conocía, pero que sigo oyendo por doquier, incluso en personas cuya formación se supone que les ha dado un cierto sentido crítico. Esos cinco mitos son los siguientes:

  1. MITO 1: Usamos solamente el 10% del cerebro. Es obvio que el esfuerzo y el hábito de estudio regular mejoran el rendimiento, pero eso no significa que eso active "circuitos neuronales vírgenes" que nos hagan tener más memoria o más capacidad analítica o adquirir oído absoluto. No existen interruptores neuronales que mejoren las capacidad intelectuales y, por ende, el rendimiento escolar. Pero todavía se publican libros que prometen lo contrario y, lo que es peor, se venden.
  2. MITO 2: La personalidad depende del mayor uso de uno u otro hemisferio cerebral. Este mito se oye mucho para justificar que alguien es de ciencias porque tiene el hemisferio izquierdo muy desarrollado (el supuestamente encargado de la abstracción) o que alguien tiene sentido artístico porque su hemisferio derecho es muy potente. Hace tiempo ya que los neurólogos han demostrado que en ambas actividades, científicas y artísticas, intervienen ambos hemisferios. En concreto, en la capacidad de lectura intervienen ambos hemisferios al mismo tiempo.
  3. MITO 3: Es preciso hablar un idioma antes que otro. Lamentablemente, este mito está muy arraigados en los padres españoles. He oído mucho, pero muchísimo, a padres decir con gran aplomo que sus hijos primero aprendan castellano y luego ya más tarde -por ejemplo, a partir de los 14 años (sic)- otros idiomas. Esto es totalmente falso y no hace falta estudios de investigación para desmentirlo. Los niños que crecen en un ambiente bilingüe llegan a hablar los dos idiomas sin dificultad alguna. Este mito, junto a la nefasta enseñanza del inglés, hace que España esté retrasadísima en materia de idiomas comparada con otros países.
  4. MITO 4: Los cerebros femenino y masculino difieren en aspectos que dictan facultades de aprendizaje. Aunque hay diferencias fisiológicas entre los cerebros de uno y otro sexo, hasta ahora ninguna investigación ha demostrado que por razón de sexo se formen conexiones diferentes durante el aprendizaje. Este mito ha sido usado por la iglesia católica para justificar las escuelas segregadas.
  5. MITO 5: Cada niño posee un estilo particular de aprendizaje. Así, se les puede clasificar como "visuales", "auditivos" y otros. La investigación actual no ha encontrado pruebas de tal clasificación. Hay tareas que requieren un aprendizaje más visual y otras, más sonoro o de otra naturaleza.

Por último, querría señalar que el artículo sí da pruebas de que la práctica de un instrumento musical mejora habilidades cognitivas.

REFERENCIAS:

  • Tracey Tokuhama-Espinosa, Mind, brain and education science. Norton. 2010.
  • Understanding the brain: The birth of a learning science. Reunión de Ministros de Educación de la OCDE los días 4-5 de noviembre de 2010. OCDE.
Go to top