No conviene perder el músculo intelectual del razonamiento y la perseverancia. He aquí los deberes para esta Semana Santa: